Alerta por una enfermedad que puede ser mortal en los niños y que está relacionada al coronavirus

    Los niños también se enferman de coronavirus pero pueden responder con el «síndrome inflamatorio multisistémico», similar a la enfermedad de Kawasaki, aseguró hoy la argentina Marta Cohen, investigadora y patóloga pediátrica del Hospital Infantil de Sheffield, al norte de Inglaterra.

La mayoría de los niños son asintomáticos o presentan síntomas leves de la infección por coronavirus, pero recientemente la Sociedad de Cuidados Intensivos Pediátricos del Reino Unido

    emitió una alerta a los hospitales tras detectar unos 100 casos con este síndrome.

Cohen es una de las investigadoras que hoy trabaja para determinar la relación entre Covid-19 y la enfermedad de Kawasaki.

«Los niños también se enferman de coronavirus, pero responden de otra manera y lo hacen con el síndrome inflamatorio multisistémico», dijo Cohen.

Nacida en Trenque Lauquen, Cohen está radicada en el Reino Unido desde hace 17 años y es profesora titular honoraria de la Universidad de Sheffield y directora del Departamento Clínico de Farmacia, Diagnóstico y Genética del Hospital.

    «Lo que sabemos ahora es que, por lo general, los niños se presentan con dolor abdominal y no necesariamente tienen tos o temperatura, entran en un cuadro de confusión, que a veces se salvan y a veces no», señaló Cohen.

Además, explicó que en general «son niños sanos» y, según su hipótesis, «mueren o son afectados como consecuencia de su propia inmunidad. Desarrollan una híper respuesta que se la conoce como Tormenta de citoquinas».

«Hay varios casos identificados de chicos sanos que han muerto por esta enfermedad relacionada con el coronavirus y es muy probable que hayan ocurrido más muertes, pero sin saber el motivo», reveló la investigadora.

En ese sentido, el Instituto Real de Pediatría y Salud Infantil del Reino Unido confirmó que entre 75 y 100 niños fueron identificados con esa afección, mientras que varios hospitales informaron fallecimientos de pacientes sanos como consecuencia de este síndrome que describió el médico japonés Tomisaku Kawasaki en la década de 1960.

En un artículo publicado a principio de mayo en la revista The Lancet, especialistas británicos alertaron sobre la aparición de casos en Estados Unidos y Francia, mientras que señalaron que en el Reino Unido durante un período de 10 días a mediados de abril de 2020, observaron «un grupo sin precedentes de ocho niños con shock hiperinflamatorio, que muestran características similares a la enfermedad de Kawasaki», de los cuales uno falleció y el resto se recuperó.

Para Cohen, esta enfermedad debería alertar a las autoridades británicas que ordenaron el comienzo de clases en las escuelas primarias a partir del 1 de junio como parte del desconfinamiento que está iniciando el Reino Unido luego de la cuarentena impuesta el 23 de marzo pasado.

«Quieren que vuelvan los chicos a la escuela, pero no me parece bien. Los niños son grandes vectores de la infección. Yo creo que sería muy importante mantenerlos fuera de las aulas al menos hasta septiembre y que continúen su educación de forma online. A los niños no se les puede pedir que mantengan la distancia social», afirmó.

Por otra parte, Cohen indicó que se espera un segundo pico de la pandemia en agosto y explicó que «no se puede determinar si será más alto, igual o más bajo que el que hemos tenido hasta ahora».

Recomendó que hasta que realmente no haya una vacuna o un tratamiento con medicación, tendremos que aprender a convivir con el virus, trabajar en la prevención, mantener el distanciamiento social y utilizar más que nunca los medios digitales para trabajar y estudiar.


La enfermedad de Kawasaki responde a una inflamación generalizada de las arterias del cuerpo y, además de temperatura alta, tiende a manifestarse con síntomas en garganta y lengua hinchada, inflamación de ganglios, labios partidos, irritabilidad y conjuntivitis. Con el paso de los días se muestra con enrojecimiento e hinchazón en las extremidades e incluso descamación de dedos, manos y/o pies.

El 80 por ciento de los casos son menores de cinco años, 20 por ciento ocurren entre seis y 18 años y en población mayor es por consecuencia de las secuelas de una falta de detección.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like