INTA destaca que luego de haber sido cerrada por el macrismo, vuelve a operar la Agencia de Extensión de Ituzaingó

La Asociación de Personal del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (APINTA) Castelar, destacó que luego de haber sido cerrada el año pasado, por el gobierno macrista, vuelve a funcionar la agencia de extensión de Ituzaingó. Y se elevó el trabajo que se emprende para desarrollar vacunas y diferentes métodos de beneficios para la sociedad.

En este contexto, el secretario general de Apinta, Castelar, Paulo García, remarcó el compromiso de los profesionales, científicos que trabajan en la institución de manera “muy activa, el centro nacional de investigaciones agropecuarias, INTA Castelar, es noticia por el proyecto que logra la detención del coronavirus a partir de anticuerpos derivados de llamas y huevos de gallina”.

Esta nueva herramienta para luchar contra la enfermedad que se encuentra en fase preclínica, es desarrollada por los profesionales de esta instituto, “también se estaban haciendo los PCR, el personal sigue trabajando, poniéndose al hombro la función, contribuir al Estado”, reafirmó García.

“Se continua trabajando para desarrollar vacunas y diferentes métodos de beneficios a la sociedad”, aseguró a la vez que advirtió que a pesar del compromiso, sufren por los magros salarios al que accede la gran parte de la planta de empleados.
“La verdad que los salarios quedaron muy atrás, y en muchos casos, sobre todo el personal de apoyo, se registra que un 25% está por debajo de la línea de pobreza. Entonces la idea es visibilizar esta problemática y tratar de buscar una solución para que se puedan cumplir las necesidades básicas”, aclaró.

Más adelante, criticó el desarrollo de las paritarias “en el mes de mayo se negociaron las paritarias para que empiecen a correr a partir de junio y desde UPCN se firmó un 7 por ciento que claramente no es suficiente. Durante los cuatro años de macrismo nos dejaron un salario muy deprimido”.

A eso se le suma que actualmente se calcula que “se perdió en este tiempo entre un 35 y 40% de poder adquisitivo de salario”.

“En este contexto también, hicimos saber que no estábamos de acuerdo con este 7%, se ha hecho un Congreso Nacional, donde se ha aprobado el ir a un paro si no se nos escuchaba nuestro pedido, hay 15 días de plazo (hasta el 4 de noviembre) para las autoridades, a ver si se podía hacer un reajuste o abrir la paritaria sectorial”, adelantó.

Luego, consultado desde el programa Ciudad de Encandilados de Radio la Ciudad, detalló que en el Inta Castelar “trabajan alrededor de mil personas. Hay alrededor de 700 compañeros que son trabajadores de INTA, y después hay 300 trabajadores más entre becarios y personal de CONICET, que lo que van a hacer es cumplir sus funciones al laboratorio de investigación”.

Regresando a la discusión salarial, aclaró que en esta situación de pandemia, “se entiende la situación, pero necesitamos algún tipo de respuesta. La gente tiene que cubrir sus necesidades, pagar sus impuestos, comer, nuestra posición es firme”.

Finalmente, celebró el cambio de política con este nuevo gobierno, en lo que respecta al funcionamiento del INTA, “en el día de ayer salió publicada la resolución del Concejo Directivo donde se informó que vuelve a abrir la Agencia de Extensión de Ituzaingó, que había sido cerrada hace un año y medio con el gobierno de cambiemos”.

Inmediatamente desarrolló: “La agencia de extensión es la puerta de atención al público, y en el día de ayer el directivo del INTA sacó la resolución reabriendo la agencia, y esto lo vemos como una política clara de volver a trabajar con la gente, sobre todo con la necesidad que hay en el conurbano, de la autoproducción de alimentos, y este aporte que puede hacer el INTA con el plan Argentina contra el Hambre”.

Investigaciones con llamas contra el covid

Las investigadoras que lograron frenar el coronavirus con anticuerpos derivados de llamas y huevos de gallina se realizan en INTA Castelar, donde se encuentran los camélidos.

Se logró en tan solo 7 meses al reunir distintas especialistas en biotecnología, bioquímica y veterinaria que venían trabajando sobre nanoanticuerpos y distintas especies de virus
La investigación utiliza llamas -que son un tipo de camélido- porque tienen anticuerpos especiales de los que se pueden obtener los nanoanticuerpos, que son pequeños y que no se encuentran en otros animales.

El procedimiento consistió en tomar la información genética de las proteínas del coronavirus y la de la espícula del virus, que se conoce como proteína Spike, que es la que forma la corona. Esa junto con un dominio, se produjeron en el laboratorio y con eso se inmunizo a la llama, que no es lo mismo que infectarla con el virus.

“Cuando el sistema inmune de la llama detecta esa proteína, empieza a producir los anticuerpos comunes a todos nosotros y unos más pequeños”, explican los investigadores

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like