Cuál es la importancia del Aporte Extraordinario de las grandes fortunas

Tras la media sanción de Diputados, la Fundación Friedrich Ebert Stiftung (FES) y el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) dieron a conocer un estudio que documenta las iniciativas de este tipo que se impulsan en Europa y América y da cuenta de que la carga tributaria a la renta individual en la Argentina está por debajo de la europea.

Un informe elaborado por la filial local de la Friedrich Ebert Stiftung (FES) y el Centro de Economía Política Argentina(CEPA) da cuenta de los efectos económicos de la pandemia que justifican la creación de un aporte extraordinario a las grandes fortunas. Al mismo tiempo, el estudio enfoca la incidencia que este tributo podría tener en términos reales si lograse el beneplácito del Senado, después de la media sanción que logró en Diputados.

A la hora de justificar el aporte el estudio recurre a dos cifras. La primera es la caída de la recaudación en términos reales que si bien logró un ligero repunte en septiembre y octubre, tuvo una caída del 23,4 % en abril y otra del 20 % en mayo. La otra, es el aumento del gasto público para afrontar la crisis motivada por la pandemia que tuvo un incremento del 70 % en términos nominales desde marzo, lo que llevaría el déficit a unos 8 puntos del PBI.

El alcance del la contribución

El informe contrarresta con datos el argumento difundido por la oposición en las últimas semanas de que el aporte significaría otro impuesto más a la clase media. Precisa que solo deberían pagarlo 9.298 personas y que permitiría recuadar 307 mil millones de pesos. Incluso aclara que casi la mitad de ese monto (unos 150 millones de pesos) serían aportados por solo 253 familias.

Respecto al perfil de las «grandes fortunas» el documento indica que unas 440 personas poseen entre el 6,5 y el 8 % del patrimonio argentino y que el 83 % de sus bienes están en el extranjero.

La carga impositiva

Otro apartado del informe realiza una comparación entre la alícuota que existe en la Argentina a la renta individual y las que se aplican en los países europeos. Con un 35 % el país está por debajo del promedio europeo de un 45% y más todavía de países como Dinamarca, Finlandia y Bélgica (en este caso con el agregado de tasas munciipales) que superan el 55 %.

La investigación grafica la caída del porcentual que representa en la recaudación tributaria el Impuesto a los Bienes Personales (una suerte de impuesto directo a la riqueza individual) que representaba un 1,3 % del total recaudado en 2009 y apenas un 0,4 % en 2018.

También da cuenta de que el aporte extraordinario no afectaría las inversiones productivas ya que grava a las personas físicas y no las sociedades o empresas.

(S)Otros proyectos en danza(s)
La crisis que generó la pandemia motivó el surgimiento de distintas iniciativas para gravar a las grandes fortunas en todo el mundo.

En España se impulsa una alícuota de 3,5 % para fortunas superiores a 10 millones de euros.

En Italia, el Partido Democrático propone entre un 4 y un 8 % para patrimonios de más de 80 mil euros.

El mismísimo Joe Biden, presidente electo de los Estados Unidos, impulsa una alícuota de 1,5% para las empresas que tengan ganancias superiores a 100 millones de dólares y no tributen impuestos federales.

En América latina, las oposiciones de Brasil y Chile proponen una misma alícuota de 2,5 por ciento para patrimonios superiores a 10 millones de dólares y 22 millones de dólares respectivamente.

Las contribuciones vigentes

El informe finalmente da cuenta de que ya se han aprobado aumentos en los impuestos co caracter de extraordinarios en España, Francia y Alemania.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like