Falleció un trabajador de VEA Castelar y sus compañeros acusan que la empresa no los cuidó

Rosendo Lobo, tenía 59 años, trabajaba en la sucursal del supermercado VEA de Castelar, y durante el 2020 estuvo dispensado porque era persona de riesgo, pero hace un mes recibió la primera dosis de vacuna y fue convocado nuevamente para trabajar, en la primera semana que reinició sus labores se contagió de COVID y días después falleció. Los trabajadores aseguran que la empresa desoyó sus reclamos ante un brote de contagios.

Según trascendió, Rosendo Lobo había recibido una primera dosis de la vacuna Sputnik hace un mes, tenía una enfermedad de base que lo dispensó todo el 2020 y los primeros meses de este año, pero la empresa sosteniéndose de una resolución ministerial lo convocó nuevamente a trabajar.

La delegada gremial de Vea Castelar, Natalia Nobile, lamentó que el fallecimiento de Rosendo, “es una desgracia irreparable, nos golpeó muy duro a los compañeros, porque encontrarnos que esta situación se pudo haber evitado, se debía haber resguardado un poco más”.

Y agregó que él “es el ejemplo de que una sola dosis para las personas en grupo de riesgo no es suficiente, se debería vacunar con dos dosis a las personas que tienen menos armas para enfrentar este virus”.

Por lo que relató que justo la semana que Rosendo retornó a su puesto de trabajo, se registró un brote de contagios, hubo 7 trabajadores de un plantel de 23 que dieron positivos al Covid-19.

“Volvió al trabajo, esa semana justo hubo una ola de contagios y termina contagiado. Nos vimos una semana y luego dio positivo” y días después falleció, lamentó la delegada.

En este contexto, apuntó contra la empresa que “no realizó las cosas como correspondía, la falta del cumplimiento de protocolos, fue el resultado de que propagará el virus entre el personal”.

“En el verano, cuando los casos bajaron, muchas normas se perdieron y no se tomaron medidas de control en el ingreso de la gente, por eso pedimos que se refuercen los protocolos, y la empresa no nos escuchó”, lamentó.

Por lo que analizó que la falta de control, el incumplimiento de los protocolos “llevaron a este desenlace que podía haberse prevenido, pero la empresa no respondió. La empresa nunca nos dio una contestación sobre nuestros pedidos”.

Finalizó al asegurar que vienen “pidiendo un refuerzo en la mediada de protocolo por ejemplo que no se crucen los turno, que se mejore la desinfección, y se respete el uso del metro cuadrado de la sucursal y se controle el ingreso de gente. Porque esta sucursal es la única que trabaja de 8 a 20 horas cuando la disposición es de 9 a 19”.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like