Realizaron en la morgue judicial ubicada en Ituzaingó, la autopsia de la niña de Hurlingham e indagarán a los padres por «homicidio y abuso»

La fiscal que investiga el crimen de la niña de 5 años que llegó a un hospital del partido de Hurlingham presuntamente atragantada, pero murió de un paro cardíaco y se descubrió que estaba abusada y golpeada, aguardaba hoy los resultados de la autopsia e indagará a los padres por los delitos de “homicidio agravado y abuso sexual”, informaron fuentes judiciales.

La autopsia de Luciana Florencia Villa (5) se realizaba desde las 10 en la morgue judicial que funciona en un predio lindero a la Unidad 39 del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) de Ituzaingó.

Si bien la fiscal de Morón a cargo de la causa, Marina Rueda, ya cuenta con un primer informe de los médicos que asistieron a la nena antes de su fallecimiento, que menciona signos de abuso sexual y golpes de larga y reciente data, necesita las presiones de los forenses para conocer las causas de la muerte y confirmar los abusos.

En tanto, la fiscal realizó ayer un allanamiento en la casa de la familia, ubicada en la calle Guayra, de la localidad de Villa Tesei, donde secuestró elementos como ropa interior de la niña, una funda de almohada y sábanas, con aparentes machas de sangre y otros fluidos que serán analizados para cotejos de ADN.

Voceros de la investigación indicaron que la familia alquilaba allí hace no más de un mes y que antes vivía en la casa de la abuela materna, que también fue allanada en las últimas horas por disposición de Rueda.

Según las fuentes consultadas, los dos padres que están aprehendidos, Marcos Leonardo Villa (33) y Marcela Segovia (45), serán indagados esta tarde en el edificio judicial de calle San Martín 123, donde funciona, entre otras, la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 12 de Delitos Sexuales de ese distrito, que es subrogada en este momento por Rueda.

Si bien espera el informe forense, voceros judiciales indicaron que, de mínima, ambos enfrentarán una imputación por “homicidio agravado por el vínculo y abuso sexual”, calificación que tiene como pena la prisión perpetua.

“El padre será indagado con seguridad en calidad de autor y la madre sospechamos que quizás amparaba esta situación de maltrato y abuso porque con los signos que tenía la nena, no podía ignorar lo que pasaba”, dijo a Télam una fuente judicial.

Todo se inició ayer a la mañana en el Hospital de Emergencias Papa Francisco, ubicado en la localidad de William Morris, partido de Hurlingham, donde Villa llevó a su hija de 5 años con un paro cardiorrespiratorio porque supuestamente se había «atorado» con algo que había tragado en su casa.

La víctima llegó a ser reanimada por los médicos, pero falleció luego de un segundo paro cardiorrespiratorio del que no la pudieron sacar.

Los médicos observaron múltiples hematomas en todo el cuerpo de larga data y notaron que la víctima presentaba una hemorragia interna y signos de un posible ataque sexual.

Con esos datos, y ante la sospecha de un filicidio, la fiscal Rueda dispuso la aprehensión de Villa y Segovia.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like