La primera y tercera sección electoral fueron clave para dar musculatura a los resultados del Frente de Todos

¿Qué celebra el Frente de Todos?, Dolina supo responder con la claridad de pocos, “que estamos juntos, y que eventualmente somos muchos”. Es la mirada que sostiene la energía ganadora que obligó al espacio opositor de Juntos, explicar que había sido el ganador en esta elección. Es que decir que se triunfó cuando se pasó de tener una diferencia del 6 por ciento en las primarias, al 1,4 por ciento en las generales, es por lo menos confuso, y más teniendo exclusivamente a los medios hegemonicos haciendo campaña a su favor. La agenda nuevamente la recuperó el oficialismo con la alegría litúrgica del peronismo.

por: Ángela Tobar.

El cachetazo de las primarias, interpeló a las bases y en medio de una profunda autocritica y virajes de gestión a nivel nacional, provincial y municipales el peronismo logró en pocas semanas recuperar musculatura política, reconquistar electores y achicar la distancia con Juntos, lo que permitió mantener la armonía dentro de ambas Cámaras legislativas y en la mayoria de los Concejos Deliberantes.

La política se mueve con tiempos y medidores distintos, demostró en estas elecciones de medio termino a veces, nos encontramos con un oxímoron difícil de entender: Se gana cuando se pierde y se pierde cuando se gana.

Esta particular situación, se debe en gran medida a la mejora en la performance de muchos municipios, donde las intendencias salieron, ahora sí, a ganar votos.

Esta recuperación en el conurbano le permitió al peronismo terminar a la elección en Buenos Aires en una situación de paridad con el macrismo quedando a un punto de diferencia y dejando a Juntos con un sabor agridulce y recalculando conceptos.

Las secciones que resultaron más activas en la recuperación de votos, según la comparación con las primarias del 12 de septiembre son principalmente la primera y tercera sección electoral.

La primera sección electoral compuesta por los municipios de Morón, José C. Paz, Ituzaingó, Gral. Las Heras, San Fernando, Tigre, Hurlingham, Gral. San Martín, Escobar, Pilar, Mercedes, Navarro, Merlo, Luján, Moreno, Gral. Rodríguez, Marcos Paz, tuvo en la mayor parte de los distritos una mala performance para el Frente de Todos en las PASO.

Pero, Luego de “escuchar el mensaje de las urnas”, mediante recorridas del presidente Alberto Fernández en reuniones cara a cara con vecinos, la presencia de distintos funcionarios nacionales y provinciales y la territorialidad que mostraron las intendencias, el pasado domingo, se logró recuperar musculatura ganando entre el 2 y 11 por ciento, según el municipio. A pesar que la fuerza amarilla sostuvo el primer lugar marcando la cancha para las Ejecutivas del 2023.

Los 19 distritos que integran la tercera sección, se reconoce en su mayoría como la fuente principal para la cosecha de votos peronistas, este bloque de municipios está compuesto por Almirante Brown, Avellaneda, Berazategui, Berisso, Brandsen, Cañuelas, Ensenada, Esteban Echeverría, Ezeiza, Florencio Varela, La Matanza, Lanús, Lobos, Lomas de Zamora, Magdalena, Presidente Perón, Punta Indio, Quilmes y San Vicente. En estas comunas el peronismo no sólo ratificó, en gran parte, la victoria del 12 de septiembre, si no que mejoró los resultados finales.

En todos los municipios de la primera sección el repunte fue muy importante. Moreno, cuya intendenta es Mariel Fernández, pasó de un 36,84% a un 46,55%, con un incremento del 9,71% y Gral. Rodríguez, comandada por Mauro García, llegó a un 38,96% después de un 28,72% en las PASO. Mientras que el municipio de Marcos Paz, gobernado por el intendente Ricardo Curutchet, las PASO marcaron el 34,40% y en las generales aumentó el 11,80% al alcanzar un 46,20% del electorado.

Ituzaingó mejoró el 3.62 por ciento los resultados en comparación a las PASO, el municipio dirigido por el intendente Alberto Descalzo, obtuvo el 12 de septiembre 34.54 por ciento, 3780 votos menos que cambiemos, y en las generales repuntó y obtuvo el 38.16 por ciento, achicando la diferencia a 1.4 puntos.

El distrito de Merlo, comandado por Gustavo Menéndez ganó el 7.28 por ciento más de sufragios en comparación a las primarias, cuando ganó con el 39.81 por ciento, en las generales con el 47.9 por ciento, no sólo ratificó la fuerza del peronismo en ese lugar del conurbano, si no que mejoró considerablemente aportando para la victoria provincial.

Hurlingham, comandado por Damian Selci, fue otra de las comunas que mejoró los resultados, ganó el 5.12 por ciento más que en septiembre. Cuando sacó el 35.15 por ciento, quedando sólo a 408 votos de diferencia con Juntos. En el segundo tramo de la elección, supero el 40 por ciento de apoyo en las urnas y tomó una ventaja de 4 mil votos con la segunda fuerza.

Mientras que Morón, uno de los municipios más duros para el peronismo en este año legislativo, logró en base al esfuerzo de la militancia y las políticas tomadas por el intendente Lucas Ghi, ganar a pesar de perder. Mejoró casi el 3 por ciento, en las PASO el resultado fue del 30.79 por ciento, mientras que en las generales fue del 33.66 por ciento. Logró, con estos resultados mantener armonía dentro de la legislatura local y aportar para los resultados finales.

Por otra parte, Malvinas Argentinas, que se encuentra dirigida por Noelia Rocío Correa (reemplaza a Leonardo Nardini, que pasó a la gestión provincial después de la crisis de la primaria), consiguió un repunte de 6,29%, trepando de 43,90% en las primarias al 50,19% en las generales, mientras que Tigre tuvo una remontada de 4,40%, pasando de 32,18% a 36,58%.

Igualmente, en la tercera sección se manifestaron aumentos significativos, como en Presidente Perón, que dirige Blanca Cantero, que pasó del 32,07% al 47,09% en las generales. Florencio Varela, cuyo intendente es Andrés Watson, saltó del 41,17% al 50,34%.

A su vez, Ezeiza, dirigida por Alejandro Granados, pasó del 42,81% al 50,10%, lo que representa un aumento de 7,29%. Quilmes, el municipio que lidera Mayra Mendoza, pasó de 33,55% a 40,33%, con un incremento del 6,78%. En este caso, ese salto le permitió al peronismo revertir a la derrota de las primarias.

Mientras que La Matanza, reconocida como el bastión del peronismo, mejoró el 3.67 por ciento a diferencia de las PASO, cuando realizó una de las mejores elecciones de la sección, pero no lo suficiente para la historia del distrito gobernado por el intendente Fernando Espinoza. En las primarias cosechó el 44.09 por ciento y en las generales el 47.76 por ciento.

Según el recuento provisorio, Juntos venció al peronismo en Buenos Aires por el 1,4% pero ahora habrá que ver qué ocurre con los números definitivos. En las PASO, la diferencia había sido del 6%.

Los argumentos que esgrimen desde el Frente de Todos, ante la derrota por el 1.4 por ciento a favor de Juntos, es que las promesas del 2019 quedaron dilatadas de concretar a causa de la pandemia, que provocó destrozos en la vida de los ciudadanos. A eso, aceptan que hubo políticas que pudieron llegar antes, y que por una mala praxis no las aplicaron. “Pudimos haber hecho más”, aceptan de manera colectiva. La autocritica debe ser el punto de partida para evitar cometer errores en los próximos dos años de gestión, para poder llegar con más herramientas y un mejor animo social a las elecciones ejecutivas del 2023.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like