lunes 23 de septiembre de 2019 - Edición Nº1099
Info Tep » Opinión » 26 dic 2017

TIEMPOS DE RENOVACIÓN

Llegó el momento de una metamorfosis política

Los nuevos tiempos convulsionados, exigen a los espacios partidarios nuevas maneras, las soluciones retro en política no tiene buenos finales.


Por:
Ángela Tobar

Diciembre del 2017 pasó a la historia como un mes en el que la represión volvió despertar a un pueblo, cansado del amor y la alegría en la retórica, y a los golpes en la realidad; golpes al cuerpo, a las instituciones, a la economía familiar. El votante ya está agotado de los discursos de renovación y unión que nunca se hacen realidad. Los egos, los personalismos y sobre todo el interés individual están poniendo en extinción a las buenas maneras de hacer política.

Esa política que se conoce como el arte de lo posible. Viejas mañas, rancias estrategias, que dañan la credibilidad, que alejan al vecino del compromiso de ser parte de algo que puede modificar de manera positiva la realidad de sus vecinos, y el futuro de las nuevas generaciones. Los conductores, referentes, de los distintos espacios deberán comenzar un proceso de metamorfosis en el decir, el hacer, el prometer y sobre todo a la hora de ejercer el poder que el voto le confirió, el “que se vayan todos” está a la vuelta de la esquina y con la convicción de que esta vez “se vayan todos”. Escuchar depende de la capacidad de cada espacio.

En busca de la identidad perdida

Los partidos históricos como el Partido Justicialista y el Radicalismo y los nuevos espacios, los contemporáneos como el Pro, la Coalición Cívica, Gen o el Frente Renovador han perdido el rumbo, las elecciones fueron el cataclismo que les movió toda la estructura. Están desorientados, sin saber dónde pisar. La búsqueda de identidad, el recoger el guante de los principios al parecer no es una tarea sencilla. La depuración, tarda en llegar y las bases ya están inquietas porque han cedido tiempo bajo la promesa de la renovación, muchos militantes de la UCR, Gen, Coalición Cívica han renunciado a convicciones por “acompañar” un proyecto que era sólo de la primera linea de mando.

Así, el Gen y Frente Renovador quedaron heridos, y saben que si no llega la transformación terminarán por desaparecer y el 2019 es la fecha de caducidad. Por su parte el partido centenario que supo tener lideres con convicciones, no sólo perdió identidad al asociarse con la derecha que Alfonsin (Padre) evitaba alegando sabiamente que era mejor “prepararse para perder elecciones antes de virar a la derecha”, sigue teniendo como desafío lograr que el Pro le de una pizca de poder, o alguna señal que en el futuro se sentarán en la mesa de decisiones.

La UCR le dio estructura al frente de Cambiemos y como contraprestación el Pro, no le dio nada. El análisis es si les conviene seguir alimentando al gigante que terminará por pisarlos.

Cambiemos, se confía de su discurso conciliador y de autoayuda, pero las transformaciones de fondo en los derechos adquiridos están enfureciendo lentamente a un pueblo que espera que las política económicas de Cambiemos, le tire un centro a su economía.

Y el Pj, un partido que está perdiendo credibilidad, acompañamiento debido a los fuegos amigos que piensan en cómo llevar agua a su molino más que en la renovación del espacio

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS