domingo 22 de septiembre de 2019 - Edición Nº1098
Info Tep » Opinión » 19 jun 2018

QUÉ NO SE PIERDA LA ALEGRÍA Y EL OPTIMISMO

Cambiemos le sigue pidiendo al sector productivo que haga sacrificios en tiempos de vacas flacas

El sector productivo del país en general e Ituzaingó en particular atraviesa, en su mayoría la “peor crisis de los últimos tiempos”. La apertura indiscriminada de las importaciones, la suba imparable del dólar, la baja del consumo, los “excesivos” aumentos en las facturas de electricidad, gas, agua, sumado a la suba de los alquileres y las cargas sociales, son los factores que todos entienden, (menos el gobierno) están llevando a la recesión productiva.


Por:
Ángela Tobar

Las persianas bajas, los rubros que abren y cierran en lo que dura un pestañeo, la baja del consumo, pese a las ofertas permanentes y las pymes que tienen gran parte de su maquinaria tapada con la sabana de la esperanza, sumado al alerta sobre la llegada del “salvataje” del FMI que ocasiona la incertidumbre por un nuevo ajuste, que siempre recae sobre la clase laburante, estos ingredientes son el coctel que mantiene en la angustia a gran parte del sector trabajador.

En Ituzaingó el 80 por ciento de las empresas trabajan sólo con el 20 por ciento de su maquinaria, y hay poca expectativa por parte de los empresarios de que el año que viene la cosa mejore.

La situación con el dólar inquieto tendería a empeorar el panorama. Las medidas económicas tomadas a nivel nacional y defendidas con argumentos bajados de libros de autoayuda y muchas veces con una mirada sesgada sobre la situación que están atravesando muchas familias que sufrieron la perdida de sus trabajos, o con los jubilados que contraen deudas para comprar sus medicamento. Pese a este panorama, con un negativo pronostico económico para el 2019, aún hay parte de la sociedad que sigue manteniendo la esperanza, que jura que ya ve la luz al final del túnel y defiende que es necesario hacer sacrificios porque “se robaron todo”, aunque pocas veces puede detallar qué es lo que se robaron antes y qué es lo que no se roban ahora.

La doble moral de acusar a un gobierno anterior de “tapar todo”, para no hacerse cargo de lo que este gobierno está haciendo mal y de lo que oculta bajo el manto del “optimismo”, “tener la vara alta”, “hacer sacrificios” y “poner el hombro por una argentina mejor”. Mientras los ricos siguen ricos y la clase media se vuelve pobre, y el pobre pasa a indigente y sucesivamente, no hay un análisis crítico desde el interior de Cambiemos, y en lo local tiene que competir por la intendencia con esas magras herramientas que les bajan desde el orden nacional y provincial.

La situación actual, bien podría compararse con la novela Un mundo feliz de Aldous Huxley, quien en 1930, pronostico que los tiempos de dominación llegarían sin violencia, si no prometiendo la felicidad y convenciendo a los gobernados que todo sacrificio realizado es para llegar a su mejora si bienestar personal. “Si quieres conservar tu poder indefinidamente, tienes que obtener el consentimiento de los gobernados”, explica la novela, y sobre cómo se obtiene ese consentimiento, se detalla que es “a través de la distracción y el entretenimiento”, y por medio de mensajes optimistas y lleno de promesas de un mejor porvenir. El secreto en un mundo feliz, es mantener a los individuos felices, pasivos y, en consecuencia, inofensivos para el sistema. Se trata de que el hombre no se enfrente a la oscuridad de su propia mente, ya que si lo hace se dará cuenta de que está sumido en una profunda crisis y Hoxley entiende que un hombre realmente no puede tolerar esto mucho tiempo; si lo hace, se enfrentará con la necesidad de una profunda transformación. “Es por ello que es mejor distraerlo”.

Bajo el bombardeo de los medios hegemónicos, se produce la desinformación. Pese a que el cepo mediático sólo transmite un mundo feliz y próspero, las calles demuestran que hay muchos ciudadanos que están despertando y recuperan la voz para elevar el malestar de colectivo. De no escuchar las problemáticas y modificar el rumbo económico, en el 2019 la fortaleza discursiva que distingue a la alianza de Cambiemos necesitará algunos ajustes para seguir manteniendo felices a sus votantes.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS