miércoles 19 de diciembre de 2018 - Edición Nº821
Info Tep » Opinión » 9 ago 2018

SERÁ LEY

El feminismo no entiende de derrotas y menos de fracasos

La jornada del 8 de agosto, fue esperada con gran expectativa, no sólo por nuestro país, sino por el mundo entero. Los números que arrojaron la negativa a un proyecto de salud pública y de restitución de derechos a la decisión de la mujer sobre su propio cuerpo, marcó una negativa originada por un puñado de senadores de pensamientos rancios, que intentan sostener un patriarcado que tarde o temprano, se va a caer.


Por:
Ángela Tobar

Entre los argumentos arcaicos que lastimaron muchos oídos, y quemaron algunas mentes, se destacan frases que ratificaban que el rol de la mujer es netamente la maternidad, o el doloroso análisis que ofreció en su oratoria Rodolfo Urtubey quien suelto de lengua e ideas afirmó que "hay casos en los que la violación no tiene violencia sobre la mujer".

O el del legislador Esteban Bullrich, quien alertó que si está ley se aprueba no tenemos futuro, “sin maternidad no tenemos futuro. El aborto es un fracaso social. La maternidad no debería ser un problema".

Y la respuesta a ese absurdo es; Sí senador, la maternidad es un problema para miles de mujeres, cuerpos gestantes que no la desean, que no está dentro de su construcción de vida el plan de ser madres, de cumplir con ese rol cultural, social y moral en el que se las enmarcó. Y entiendo, que esa sola idea, causa horror en muchas mentes estrechas, que una mujer, biológicamente preparada para ser madre, no acepte el fruto de la bendición divina es de “loca, bruja, enferma, asesina”,  y ese pensamiento patriarcal, misógino, es el que por pocos votos se impuso en la histórica sesión de anoche, y el mundo entero lo lamentó.

El diario internacional el País título, “El Senado de Argentina dice ‘no’ al aborto y deja al país con una ley de 1921” y agrega en la bajada de la nota; “Por 38 votos negativos y 31 a favor, la Cámara Alta bloquea el proyecto de aborto legal e impide que las mujeres puedan decidir cómo y cuándo ser madres”.

La pregunta que muchos hacen es ¿Y ahora?, y la respuesta es tan simple como histórica dentro de las luchas y conquistas feministas; Ahora a seguir, porque el movimiento colectivo de mujeres jamás entendió lo que significa una derrota, entiende de organización, movilización, de modificar leyes, conquistas y cambios en los paradigmas.

No hay derrotas, hay pausas, intermedios, porque  la llama está encendida en el corazón de la sociedad y ya es imposible apagarla. Anoche, no fue ley, pero no cabe duda que el año próximo, el proyecto, estará en la puerta del Congreso el 1 de marzo, latiendo por el corazón de cada mujer, cuerpo gestante, madre que perdió la vida en la mesa de la clandestinidad, exigiendo que el Estado se haga presente.

La derrota no está dentro de los canticos feministas, porque si se entendiera que una lucha culminó con un fracaso, las mujeres aún no podríamos votar, porque la lucha de las sufragistas fue de años y de pausas intensas y pese a las negativas de la sociedad machista, que las veía como un objeto, ellas decidieron seguir organizadas, sumando compañeras y gracias a esa convicción incansable, nosotras hoy tenemos ese derecho.

Y cuándo al fin, junto al acompañamiento de Evita, se logró la conquista del voto, se siguió organizando a las mujeres, dentro de las fábricas, en las casas, en las calles para seguir ganando terreno dentro de la sociedad.

 Y en los peores tiempos de nuestra historia, dentro de los Centros Clandestinos de Detención,  cuando las mujeres secuestradas, violadas, y soportando el robo de sus bebés bajo una iglesia y sociedad cómplice, ellas siguieron resistiendo. Y hoy, lo siguen haciendo nuestras madres y abuelas de Plaza de Mayo. Y eso, son algunos de los puntos de nuestra historia, y si las mentes vetustas quieren adjetivar está situación como un fracaso, el feminismo les demostrará, que es sólo una pausa. Y que, el aborto legal seguro y gratuito será Ley. Por todas las que se fueron y por las que tendrán que soportar que el Estado mire para otro lado, mientras la clandestinidad las mata.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS